Un centenar de personas había tomado el pasado sábado una finca perteneciente a una familia productora de peras y manzanas. Por esto, productores frutícolas de los valles de Comahue presionó al gobierno provincial, por lo que este actuó y lograron desalojar a los usurpadores que provenían de un barrio contiguo a la tierra tomada y que en pocas horas ya habían dividido el terreno con postes, alambres, cuerdas e hilos.

A pesar de que esta usurpación de más de 48 hs. fue desarticulada, los productores de la zona tienen una gran preocupación por las tomas que empezaron a registrarse nuevamente en la zona.

“Ya estoy más tranquila, logramos sacar a los usurpadores. Estoy feliz. El sábado al mediodía llegaron a la chacra gente desde el barrio La Costa Oeste en Allen a tomar parte de nuestra chacra. La pasamos muy mal. Yo fui y les gritaba que se fueran, también les sacaba los postes que ponían en mi terreno, pero no me hacían caso”, explicó Mariela Tarifa, quien, junto a su hermana Beatriz, es dueña de la chacra. 

Asimismo señaló que no es un hecho aislado, ya que se vienen produciendo tomas de tierras productivas en el valle de Cipolletti y de Allen, que pueden o no estar trabajadas pero tienen dueño.

Toma en Alto Valle

“El sábado nos pasó a nosotros. Me informaron que venía gente desde el barrio lindero y decían que la tierra era fiscal y que no estaban trabajadas. Por medio de la policía, tuvimos que mostrarles el título de propiedad para que se fueran”, señaló y explicó que no les hacían caso al decirles que la tierra era suya, por lo que tuvieron que hacer la denuncia por usurpación.

El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, explicó que “puede haber algún fin político detrás, especialmente en el marco de las elecciones, ya que los usurpadores lo que buscaban era tener algún beneficio”.

En este sentido, aseguró que, con la cercanía de las PASO, “se han armado casos puntuales de grupos de personas que buscan tomar un lote o terreno en producción en los valles del Río Negro. Y un caso es Allen, en el Departamento rionegrino de General Roca”.

“Como entidad defendemos la propiedad privada y también el dominio de las tierras productivas en Río Negro y Neuquén. Es un derecho que otorga la Constitución”, remarcó y agregó que hoy es muy difícil mantener un lugar que sea productivo, por este tipo de hechos y por cuestiones económicas.

Los productores usurpados fueron apoyados en todo momento por los directivos de la federación y mantuvieron un reclamo ante las autoridades provinciales para que intervinieran para frenar la toma. “Nos deja contentos que prevaleció la propiedad privada y hay que seguir luchando por esos derechos”, señaló.