Según una encuesta estructura por la agencia Zuban Córdoba y Asociados, aún persisten muchas dudas y disconformidades por parte de los argentinos respecto al llamado Programa Nacional de Vacunación, que actualmente lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández.

Según el estudio, que fue conformado entre el 20 y el 24 de febrero en más de 1.200 casos en todo el territorio nacional, la ciudadanía se encuentra más dispuesta a vacunarse que hace treinta días atrás. El panorama de opinión, de hecho, revela que el 69.2 por ciento de los encuestados considera que si hoy tuviera disponible la vacuna, se la aplicaría. Éste es un número sensiblemente superior al 49 por ciento mostrado en enero.

En relación a las causas de éste fenómeno, se entiende como una externalidad positiva del escándalo de las vacunas vip. En efecto, el llamado “vacunagate” aumentó el nivel de información sobre los procesos vacunatorios. Esto elevó al 72.9 por ciento la cantidad de personas que consideran estar muy informados sobre el tema.

En una nota más negativa, el 70 por ciento de la población considera que la velocidad con la que se está llevando adelante el operativo de vacunación es “lento o muy lento”. Además, el 41 por ciento de la población continúa considerando que hay políticos que por su función pueden y deben estar habilitados a aplicársela antes. Este es el grupo que el gobierno catalogó como “personal estratégico”.

Lo que resulta innegable es el impacto considerable que el “vacunagate” tuvo en la imagen del presidente y de la gestión de su gobierno. Desde la salida del ministro Ginés González García y la revelación de lo que ocurría tras bambalinas en el ministerio de Salud nacional y en el hospital Posadas, la imagen de Alberto Fernández y la aprobación de su gestión de gobierno se derrumbaron al 43 por ciento y continúa en picada.

Este panorama preocupa al gobierno, teniendo en cuenta que en las elecciones de medio término de éste año se definirá la mayoría en ambas cámaras del Congreso. En este sentido, el 34 por ciento de la población votaría al Frente de Todos, el 39 por ciento a la oposición y el 26,4 aún no se han definido, lo que deja un eventual triunfo oficialista al filo del fracaso.

*Fuente: REALPOLITIK


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *