De cara a las elecciones legislativas, que se desarrollaran en octubre de este año, el Gobierno empeora día a día su intención de voto. En la última encuesta publicada por Management & Fit, el Frente de Todos (33,9%) y Juntos por el Cambio (35%), están técnicamente empatados.

Sin embargo, cuando se someten a detalle los datos, se aprecia que más de la mitad de los votantes (53,3%) no votaría al oficialismo actual.

Planteando la consulta hipotética de cuál sería el voto si la elección fuese mañana, los resultados arrojan que no habría empate técnico: más de la mitad de los votantes (52,3%) votaría a la oposición y solo un mínimo porcentaje (36,7%) apoyaría al oficialismo.

La consultora explicó que «se mantiene la corrupción como el principal problema del país aumentando por 6,9 en relación a enero. Le sigue la inflación y suba de tarifas en segundo lugar». Entre los que desaprueban la gestión actual (para el 57,2%) el principal problema es la corrupción; y entre los que la aprueban, la primera preocupación es la inflación y suba de tarifas, y también destacan la inseguridad y la pobreza.