Tras las nuevas restricciones a la circulación nocturna y mientras el Ministerio de Salud pide medidas todavía más drásticas para contener el aumento de contagios, los gastronómicos y hoteleros mostraron su preocupación por el efecto económico. Pizzerías, heladerías, hoteles, confiterías y franquicias fijaron posición ante las últimas decisiones del Poder Ejecutivo en el que recalcaron que la facturación todavía está al 50% de los niveles anteriores a la pandemia.

En un comunicado firmado por un la mesa que reune a la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Actividades Afines, la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines, la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines, Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés y la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias manifestó: “Hemos adaptado toda la operación con estrictos protocolos y aforos reducidos, según las recomendaciones de los organismos de salud, esto permite recibir a los clientes de forma segura”.

Lorena Fernández, presidente de la asociación que nuclea a las pizzerías y casas de empanadas, aseguró que el 70% de la facturación de ese tipo de negocios se da por la noche. “Creemos que tanto el Estado nacional como los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires son conscientes de la vulnerabilidad del sector”, afirmó, y solicitó que el paquete de medidas sea acompañado por un apoyo no solo económico para el sostenimiento de los puestos de trabajo, fue el ATP, sino de todas las cargas impositivas y sociales que de ello se deriva.

El Gabinete Económico comunicó que incrementará de $12.000 a $18.000 la asistencia estatal por trabajador para el pago de salarios en los sectores críticos. Será en el marco del programa de Reactivación Productiva (Repro), que reemplazó al ATP.

Por su parte, Gabriel Famá, titular de la cámara que nuclea a los fabricantes de helado, indicó: “Hoy la situación del rubro es delicada y la pandemia aceleró en muchos casos el cierre de los locales que ya venían golpeados por los avatares de la economía del país. Dependiendo la zona, tuvimos entre un 20% y 40% menores ingresos, además de que la materia prima se encareció muchísimo en este último tiempo”. 

Por su parte, Susana Perrotta, presidente de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias afirmó: “Nos preocupa mucho el impacto que tendrá sobre un sector que ya está en estado crítico y que resultó uno de los rubros que más pérdidas sufrió tras un año de pandemia. Esperamos que, así como sucedió durante el cierre de más de 150 días en 2020, las autoridades acompañen con medidas que aminoren el impacto que tendrá en el sector gastronómico estas nuevas restricciones”.


https://www.myfav.es/data24comar