En medio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional que el ministro de Economía, Martín Guzmán lleva a cabo en Nueva York, la vicepresidente Cristina Kirchner lanzó unas declaraciones que perjudicarían los acuerdos con el organismo.

«Con los plazos y con las tasas que se pretenden no solamente es inaceptable, es un problema de que no podemos pagar porque no tenemos la plata», dijo Kirchner durante el acto del Día de la Memoria.

El tema es fácil de entender: mientras Guzmán (que es un hombre de Alberto) negocia con el FMI, Cristina dice que no hay plata para pagar la deuda.

Las declaraciones de la vicepresidente no hacen más que profundizar la evidente grieta interna en el Gobierno.

En este sentido, el programa radial Lanata Sin Filtro, se comunicó con Guillermo Mondino, economista consultor de un fondo de inversión y profesor en la Universidad de Columbia: