El delirio de los Poderes del Estado es cada vez más grande en la provincia. Ayer, la policía de la localidad de Parera secuestró la mercadería de un trabajador oriundo de General Alvear, Mendoza porque “comercializaba frutas y verduras sin autorización municipal”.

Al humilde trabajador mendocino no solo se le robaron sus bienes (serían donados al Comedor Municipal), sino también fue despojado de su camioneta (una Ford F-100) porque “no contaba con las luces reglamentarias en la parte trasera”.

Debería chequearse el estado en el que se encuentran los móviles policiales…

Según el comisario David Carrizo Ballán, al comerciante ya se le habría advertido en otras oportunidades y “sin embargo, continuó haciendo lo mismo, por lo que fue interceptado”.

Si bien la Policía es empleada del Ejecutivo, en medio de una profunda crisis generada por el confinamiento, ésta es la actitud de los Poderes del Estado en su conjunto.