Los episodios totalitarios son más frecuentes en mencionada provincia. La casta política local no solo se encarga de responsabilizar a los vecinos, sino también de perseguirlos.

El suceso que se relatará expone la (cruda) forma en la cual operan los medios provinciales que, dicho sea de paso, lejos de informar con independencia, objetividad y ética, son usados por la oligarquía política para justificar, difundir y legitimar su accionar.

«Militantes de la Juventud Radical, en una fiesta clandestina», tituló el diario La Arena el pasado sábado 29 de mayo. Si no fuese por el titular de Data24.com.ar, se especula que se trata de un evento «clandestino» al que habrían concurrido una considerable multitud… Sin embargo, cuando se entra a leer el panfleto, se descubre que se trata de CUATRO personas reunidas en un local gastronómico de la capital de la provincia.

Como para que se entienda el delirio de lo sucedido: en La Pampa pueden abrirte una causa penal por ANDAR EN BICICLETA... Esa es la lógica que manejan las autoridades.

Siguiendo la línea fascista del Gobierno que auspicia el portal, se detalla en la noticia la ubicación precisa en donde ocurrió el «encuentro ilegal» y los nombres de los participantes (tres hombres y una mujer) que no eran más que los trabajadores del local (uno de ellos es el dueño), que se quedaron después de hora.

Tres del total de los «clandestinos detenidos infraganti» son militantes de la Juventud Radical. Uno de ellos, Sebastián Soncini fue presidente de la organización y el otro, Ignacio Ustarroz, se desempeñó como director de Ambiente durante la gestión de Leandro Altolaguirre. Que sean militantes de la UCR es, para el Gobierno y La Arena, el «hecho particular» que le da el carácter de noticia.

La lectura política es sencilla: a la gestión de Ziliotto le sirve lo sucedido para responsabilizar a (lo que ellos mismos consideran como) la oposición por la suba de contagios y la «utilización electoral de la pandemia», que a fin de cuentas, es lo que manifiesta todas sus declaraciones y lo que expresan las de todos sus funcionarios.

Y justamente, es lo que ocurrió. La agrupación peronista Jóvenes Plurales llamó a «construir una oposición responsable» a través de su cuenta de Twitter. A su vez, señalaron que «el Gobierno Provincial, en forma conjunta con el Nacional, dan una pelea denodada contra este fenómeno».

«Sin embargo, advertimos que referentes de la Juventud Radical se sumaron a la oposición de derecha más dura, desobedeciendo sin escrúpulos a las normas sanitarias preventivas dispuestas, empecinados en obstruir cualquier iniciativa del gobierno, incluso aquellas destinadas a combatir el virus que está causando contagios y muerte a nuestros allegados», agregaron.

Entre frases sentimentalistas de corte populista, argumentaron que «con este tipo de actitudes irresponsables frente a la evidencia científica se tuvo y se tiene que enfrentar Sergio Ziliotto desde el comienzo de esta pandemia».

Los atropellos del Gobierno y las obscenas operaciones de prensa quedan aún más expuestas tras las declaraciones que brindó Ustarroz en una breve comunicación con Data24.com.ar. En tal sentido, ratificó las palabras que publicó en su Facebook personal.

«El jueves por la noche terminamos junto con mis tres compañeros de trabajo las tareas habituales en mi local gastronómico, y debido a que aun me encontraba haciendo tareas de ahumado nos quedamos hasta más tarde y compartimos una cena en la cocina de mi local», señaló Ustarroz en su muro.

«Las mismas 4 personas que trabajamos toda la semana en el emprendimiento. Como en cualquier ámbito privado, comimos y bebimos mientras se terminaban de ahumar unos cortes de cerdo. Obviamente nos excedimos del horario de trabajo, pero catalogar esto como una FIESTA CLANDESTINA me parece malintencionado y falaz«, argumentó después.

«Aunque no tengo actividad partidaria ni ejerzo cargos desde Diciembre de 2019, me parece absolutamente persecutoria la nota y el título ya que nada tiene que ver mi pertenecía partidaria en este contexto. Ya lo venimos viendo en las persecuciones a comerciantes que marcharon el 25 de mayo en Santa Rosa», escribió, en referencia al secuestro de vehículos de manifestantes pampeanos.

Relató además que «en ningún momento hubo agresiones ni resistencia de nuestra parte. Por el contrario, fuimos agredidos verbal y físicamente, cobardemente mientras a su vez nos encontrábamos esposados, por al menos 4 uniformados de la Policía de La Pampa. Los informes médicos y material fílmico y fotográfico ya han sido oportunamente presentados a la fiscalía en nuestra denuncia por apremios ilegales y abuso en el uso de la fuerza».

LA POLICÍA DE LA PAMPA GOLPEANDO A UNO DE LOS PARTÍCIPES

En el video de las cámaras de seguridad puede verse como los uniformados golpean a uno de los partícipes de a «fiesta clandestina». Las políticas represivas y totalitarias de los Gobiernos provinciales dio rienda suelta al uso de la fuerza desmedida por parte de los uniformados, en este caso, de los pertenecientes a la Policía de La Pampa.