El militante K, Carlos Ezequiel Guazzora, fue condenado hoy a tres años de prisión en suspenso. El Tribunal Oral Federal 3 lo encontró culpable por amenazar (coacción reiterada) a la ex diputada del FPV, Stella Maris Córdoba.

El veredicto expandido por los jueces Andrés Fabián Basso, Fernando Machado Pelloni y Javier Feliciano Ríos, dictamina que Guazzora no irá a prisión ya que la condena fue dejada en suspenso. Sim embargo, el ferviente militante deberá cumplir ciertas pautas de conductas como las de «abstenerse de mantener todo tipo de contacto con Stella Maris Córdoba y realizar un curso sobre perspectiva de género».

El imputado conoció a la actual directora del Instituto de la Vivienda de Tucumán en un bar, cuando era mozo. Construyeron un vínculo amoroso que se extendió a un vínculo laboral: Guazzora se desempeñó en el Ministerios de Justicia, luego en la Auditoría General de la Nación y finalmente recaló en comisión en el Consejo de la Magistratura, donde la legisladora fue consejera.

Data24.com.ar publicó en mayo de 2020 una noticia contando el hecho:

En un momento terminó el noviazgo pero siguió lo laboral. En este sentido, el militante argumenta que la diputada lo echó porque él empezó una relación con otra mujer.

Frente a estos dichos, el tribunal fue lapidario con Guazzora: «Están probados los hechos. No fue una reacción de enojo sino una reacción deliberada, reiterada en cuatro oportunidades, mediando violencia de género. No es relevante por qué fue cesanteado; una diputada puede decidir cómo conforma su equipo de trabajo. Lo que aquí se analiza es la conducta de Guazzora».

La fiscalía confirmó la existencia de, por lo menos, cuatro episodios de amenazas por parte de Guazzora hacia su expareja.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *