Durante la mañana de ayer, el Gobierno formalizó una nueva prórroga “hasta el 31 de octubre” del cepo a la exportación de carne. La medida solamente cosechó rotundos fracasos en lo económico: se estiman pérdidas por más de más de 1.084 millones de dólares.

En este contexto, la ofensiva y el golpismo del Gobierno para/con el sector esta en su auge, y así lo demuestran las declaraciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien señaló que los productores “no están pasando un mal momento” y que “es probable que estén ganando un poco menos”.

Claudio Moroni, ministro de Trabajo

El diálogo del burócrata se da en el marco del descontento de los productores rurales con la medida restrictiva. De esta manera, se desestimaron las quejas de las entidades rurales que integran la Mesa de Enlace, que avisaron que iniciarán otro cese de comercialización.

No hay una prohibición absoluta en la exportación de carne. Hoy estamos en más de 160 millones de dólares mensuales, con lo cual estamos arriba de los promedios históricos. ¿Estamos un poco abajo del promedio del año pasado? Sí ¿Estamos arriba de los promedios históricos? Sí. La verdad es que el gobierno quiere proteger ambas cosas: quiere proteger a una industria para que exporte pero también quiere proteger los precios del mercado interno“, agregó el ministro.

“La verdad es que no están pasando un mal momento. Sí puede ser que porque los precios se acomodaron un poco internamente estén ganando un poco menos. Es probable, pero bueno, estamos saliendo de una crisis y estamos pensando en todos los argentinos“, remarcó con arrogancia Moroni.

En sintonía con las anteriores declaraciones, también se sumó la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, quien argumentó que “No están dadas las condiciones ni hay razón” para llevar adelante las medidas de protesta.

Paula Español, secretaria de Comercio Interior

Además, convocó para “trabajar en conjunto” con el objetivo de “mejorar la producción y la productividad del sector”, y “cuidar que la carne llegue a todos y todas al precio que corresponde”.

Español también justificó la medida restrictiva al señalar que “se contuvo el precio de la carne efectivamente en el mes de julio y se mantiene esta misma tendencia (…) Ya estamos viendo una recuperación en los kilos por cápita de carne que ya están superando los 52 kilos en este último mes”.