Neme (peronismo disidente) y Ruiz Días (UCR) fueron detenidas por la Policía de Formosa más de una hora tras denunciar, el pasado fin de semana, las condiciones inhumanas de los cetros de aislamiento.

Las ediles estaban manifestándose de manera pacífica frente a la Escuela N18 de Formosa junto a vecinos. El reclamo estaba motivado por la situación de 19 personas que son obligadas a realizar el aislamiento en ese colegio a pesar de haber dado negativo en sus tests de coronavirus. En ese contexto, y por sus denuncias, fueron detenidas y trasladadas a la Comisaría 1a.

Según señaló Neme, en el centro de atención sanitaria no solo se encuentran pacientes con COVID-19, sino también personas que aún no recibieron el resultado de su hisopado. La letrada, que se comunicó con personas que se encuentran en el lugar, asegura que casi no hay distanciamiento entre sanos y contagiados y que hasta comparten el mismo baño.

En ese marco, denunció formalmente, el sábado pasado, a Gildo Insfrán y al ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo provincial, Jorge Abel González, por propagar la pandemia del coronavirus e incumplir con sus deberes de funcionarios públicos, después de que se dieran a conocer algunos videos desde el interior del Estadio Cincuentenario de la capital provincial, que funciona como un centro de atención sanitaria por la pandemia del coronavirus.

“La denuncia es en concurrencia con la violación al artículo 248 del Código Penal, debido a las irregularidades colaterales de esta situación: los que hacen los hisopados muchas veces son voluntarios y a las personas no les hacen firmar un consentimiento como indica la ley. No les dan asistencia psicológica a todas estas personas que están en un estado de incertidumbre, pánico, angustia y depresión terrible”, explicó.

Afortunadamente, las valientes ediles fueron liberadas hace instantes. Ruiz Díaz abandonó la comisaría acompañada por el senador nacional Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara alta. La siguió Neme. Ambas fueron recibidas en la calle por los aplausos de quienes reclamaban su liberación y en medio de un fuerte operativo policial.


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *