La «chicana» de un gobernador inquietó a Santiago Cafiero

El comentario trasciende lo anecdótico ya que son muchos los gobernadores e intendentes preocupados por los cruces de declaraciones.

Ocurrió el último 20 de febrero en el despacho del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Sin duda, la juventud y falta de experiencia del hombre que le cuida las espaldas al presidente ayuda para que le entren sin pedir permiso ni tapujos.

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, fue quien inquietó el ánimo de Cafiero con la frase: “Dígame cuando arranca el gobierno”.

Es sin duda una pregunta frecuente en ámbitos de la política y del sector privado. La novedad es que se la dijo un gobernador en la cara al alto funcionario de gobierno.

Como radical k y esposo de la actual presidente provisional del Senado, Caludia Ledesma Abdala, Zamora responde a Cristina y le aportó muchos votos al tándem presidencial.

Su ímpetu crítico fue un mensaje, a la vez, por las vacantes de cargos que aún queda por cubrir en areas del Ejecutivo. Zamora quiere que tengan a los suyos. El detonante fue la designación fallida de un juez de Santiago del Estero en la ANAC. Estuvo pocos días y lo sacaron. Luego le iban a dar otro cargo en el ORSNA, un organismo que maneja las obras en los aeropuertos, pero el tiempo sigue pasando.

Otros gobernadores e intendentes peronistas empujan en el mismo sentido.

Cafiero fue reprendido por el presidente a raíz de sus declaraciones sobre las supuestas reactualizaciones tarifarias de servicios públicos a partir de junio.

No fue el único reto. Según Horacio Verbitsky, el primer mandatario les mandó un mensaje claro a todos: “¿Qué pasa aquí, había una convención de pelotudos y yo no me enteré?”, y en un mensaje remitido al WhatsApp de los ministros.

Habrá un silencio de radio de un par de ministros, al menos por 10 días, esperando no interferir en la negociaciones de Martín Guzman con el Fondo y también cuidar la relación de los delicados equilibrios con el Kirchnerismo.

Hasta que se despeje la negociación de la deuda externa, el gobierno de Alberto persistirá encajonado en un monotema. El domingo, al abrir la Asamblea Legislativa con su segundo discurso importante, tratará de rencauzar el debate y pasar a la ofensiva política.

*Fuente: Expediente Político