Para el kirchnerismo duro, al que se suman organizaciones sociales oficialistas y opositoras, el retorno del IFE es prioritario. “Toda persona que acredite necesidad requiere presencia del Estado. Tenemos que establecer un piso de dignidad y terminar, por lo menos, con la indigencia”, aseveró el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andrés Larroque. “Es indispensable que continúe el IFE y creemos que debemos reconvertir esas instancias en políticas para que no reciban ningún tipo de cuestionamientos”, agregó el ministro de Axel Kicillof e integrante de La Cámpora.

Dirigentes del peronismo y distintas organizaciones sociales no kirchneristas, tales como el Polo Obrero y Barrios de Pie, están de acuerdo en la importancia en reclamar el regreso del subsidio con el argumento de que la extensión de las restricciones representan una amenaza para los argentinos.

 El Presidente insistió que el IFE fue fruto de la “emergencia” que produjo el cierre total de actividades, al inicio de la pandemia, y que hoy hay “otras herramientas” para ayudar a los sectores afectados.

“La situación es crítica, seguimos de cerca la situación sanitaria y si esto empeora obviamente vamos a tomar medidas extraordinarias”, reiteró hoy Arroyo en declaraciones radiales. “Estamos analizando pagar una segunda cuota del bono de $15.000 por la extensión de las medidas restrictivas”, aseguró el ministro Arroyo, en relación con el bono otorgado dos semanas atrás a un millón de beneficiarios de la AUH, anunciado por la titular de Anses, Fernanda Raverta.


https://www.myfav.es/data24comar