Durante la tarde de ayer, los usuarios de las redes fueron partícipes y protagonistas de un estallido político poca veces visto. Ocurrió que, el multipremiado director de cine, Juan José Campanela, twitteó en torno a una conspiración política que se resume en “votar a Javier Milei es votar a Sergio Massa”.

Lo que tiene todo el gusto de ser una jugada, tan sucia sucia como infundada, por parte de Horacio Rodríguez Larreta contra el candidato antes mencionado de La Libertad Avanza, terminó de la peor manera: los usuarios buscaron viejos twitts, noticias y demás material de archivo que demuestra la efectiva relación del presidente de la Cámara baja con el intendente de CABA.

La silenciosa y conveniente amistad entre los burócratas nace, aproximadamente, en la década de los 90′ mientras transcurría la campaña a nivel nacional de Ramón “Palito” Ortega, quien se presentó como compañero en la fórmula del expresidente Eduardo Duhalde. En esa gesta política, Larreta formaba parte de los equipos técnicos mientras que Massa llegó al espacio a través del actual Director General del Archivo General de la Nación, Pablo Fontdevila.

Parecen estar cortados con la misma tijera. Si bien “El Pelado” es más discreto que “Ventajita”, las actitudes de ambos simbolizan cómo se reproduce el nido de ratas dentro de las esferas del poder. Pero, como en todo lo inherentemente político, esta amistad tiene un objetivo: (Entre otro de sus tantos roles políticos) Massa funciona como bisagra entre el poder kirchnerista y el macrista.

Antes de “su decisión” de integrar el Frente de Todos, acompañando la candidatura de los Fernández, Massa estuvo próximo a acoplar Frente Renovador con Cambiemos. Luego de acordar con el oficialismo, fue el anfitrión de una reunión entre Máximo Kirchner, Eduardo de Pedro, Rodríguez Larreta y Vidal, en su quincho de Tigre. Según las fuentes consultadas por el portal Infobae, “al menos hasta que estalló la crisis sanitaria se veían habitualmente”. El jefe de Gobierno habla con el titular del bloque del Frente de Todos en Diputados mucho más de lo que se cree.

Los vínculos de mencionados burócratas están admitidos en los diferentes medios nacionales. Ellos mismos confirman su amistad, a la que muchos analistas definen como “pragmática”. Sin embargo, bien se sabe que la trama de la política nacional demanda acuerdos. Y por sus oficinas eso circula.