Unos nueve intendentes del sur del Conurbano buscan restringir la venta de “productos no esenciales” en grandes supermercados para “proteger” a los comercios de barrio más chicos, que sufren la “competencia desleal” de las grandes superficies que permanecen abiertas al público y pueden vender sin restricciones.

Según pudo saber La Política Online, los intendentes le habrían enviado el pasado jueves una nota dirigida al jefe de Gabinete de la provincia, Carlos Bianco, solicitándole que las grandes superficies comerciales desarrollen la comercialización de los productos de los rubros autorizados bajo la misma modalidad que los comercios que no integran esa clasificación.

Ese texto llevará la firma de los jefes municipales Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Andrés Watson (Florencio Varela), Mayra Mendoza (Quilmes), Juan José Musi (Berazategui), Fernando Espinoza (La Matanza), Gastón Granados (Ezeiza) y Jorge Ferraresi (Avellaneda).

Carlos Bianco

Los alcaldes piden una definición de la provincia al respecto para poder “unificar criterios” y para poder “tener mayor margen al momento de implementar los controles en hipermercados”. Que el acuerdo no solo sea entre intendente y empresa, sino que haya una disposición desde el gobierno provincial. En paralelo, se avanza en conversaciones con las grandes cadenas que operan en el sur del Conurbano.

Lo que los intendentes buscan es que haya “equidad en la modalidad de venta con los comercios de cercanía”. De este modo, los supermercados e hipermercados sólo podrán vender lo mismo que los comercios de cercanía.

Se argumenta que “sería injusto para los comercios de estos últimos rubros que permanecen cerrados y que ello podría dar lugar a salidas de esparcimiento que son contrarias al espíritu de la cuarentena y la necesidad del aislamiento”.

El citado portal anunció el caso de Tres de Febrero, donde el intendente, Diego Valenzuela, anunció un “acuerdo” con empresarios de hipermercados del municipio para “cerrar la venta de productos no esenciales” que no pueden venderse en los comercios barriales.

“No puede ser que en un supermercado te puedas comprar una remera, pero no en el comercio de cercanía que tenemos a la vuelta de casa”, explicó el intendente de Cambiemos.

Lo mismo implementó en Lanús, Néstor Grindetti. Desde ese distrito explican que el objetivo principal de las restricciones es “alentar la compra a los pequeños comerciantes de barrio que realicen ventas online o por Whatsapp”. A través de una disposición, la medida rige hasta el 17 de julio, fecha en que caduca la nueva fase de aislamiento.

*Fuente: La Política Online


SUSCRIBITE A DATA24.COM.AR