Este lunes vecinos se quejaron porque recibieron en los hogares agua turbia y con olor nauseabundo que impedía la utilización.

El intendente de San Luis, Sergio Tamayo, comunicó que «hace más de 4 años que no se realiza la limpieza y mantenimiento necesario en la infraestructura lo que generó que haya suciedades en el sistema que se elevaron al líquido con la falta de caudal», dice textualmente el comunicado de la Municipalidad de la ciudad de San Luis. En ningún párrafo mencionada acciones para revertir la situación y termina pidiéndole colaboración los vecinos: «cuidar al máximo el consumo y hacer un uso racional del líquido».