Mostró que los estimadores de alta frecuencia que dan un 5,87% en septiembre, marcan una baja de los primeros datos de octubre a 3,22%.

Informe de Política Monetaria | ''En octubre deberíamos ver una baja de la inflación''

El presidente del Banco CentralGuido Sandleris, adelantó el tradicional Informe de Política Monetaria -que habitualmente presenta tras la publicación de los datos de inflación del Indec– porque la semana próxima deberá estar en Washington para las cumbres del G20 y del FMI. Pero se adelantó al mal dato que el Indec dará a conocer el próximo miércoles y aseguró que «Ya en octubre deberíamos ver nuevamente una disminución de la inflación».

Para sostener esta afirmación mostró la evolución de los datos de inflación de alta frecuencia -que discrepan en valor respecto del IPC del Indec, pero siguen la misma tendencia- que en agosto había dado 3,81% y en septiembre trepó al 5,87%, pero en los primeros días de octubre se redujo al 3,22% mensual. Datos en el mismo sentido surgen de la variación semanal mensualizada durante la primera semana de este mes, que se ubicó en el 2,29%.

En este sentido, Sandleris defendió la política que viene llevando adelante el Banco Central y remarcó que «A excepción del mes de agosto, el Banco Central cumplió todos los meses su meta y lo vamos a volver a hacer en octubre».

«Necesitamos continuidad en la política monetaria para bajar consistentemente la inflación», insistió en defensa de las altas tasas de interés que paga el Banco Central y que permitieron en el los últimos meses un retorno positivo de los plazos fijos.

Por eso dio una extensa introducción en la que repitió la necesidad de que la sociedad argentina llegue a 3 consensos básicos: no gastar sistemáticamente más de lo que se recauda, una política monetaria consistente con tasas de interés reales positivas y aumentar la productividad e integrarse al mundo.

Y pidió mirar los casos de Chile, donde centroderecha y centroizquierda se alternan en el gobierno sin cuestionar esos tres principios; de Brasil, donde Lula también respetó el superávit fiscal; y el caso de Uruguay, en el que el Frente Amplio a partir de 2005 continuó el superávit heredado del partido Colorado luego del ahora famoso reperfilamiento a la uruguaya. «Estos son los ejemplos que necesitamos replicar en nuestro país», dijo.

A su vez, Sandleris reconoció que las reservas internacionales sufrieron un fuerte golpe con las PASO. De una suba promedio diaria de 3 millones de dólares entre enero y el 11 de agosto, entre el 12 y el 30 de agosto se observó una caída diaria promedio de 872 millones, lo que obligó al Banco Central a poner controles de capitales para contener la sangría, que aunque no son medidas de su preferencia, se volvieron necesarias para ciudar las reservas.

Desde entonces, la baja de reservas se redujo «a menos de un octavo de lo que era en esos veinte días», destacó Sandleris al tiempo que aseguró que el cepo «hace que podamos seguir implementando esta política monetaria prudente» lo que también «redujo la necesidad de intervención».

Frente a las críticas de Alberto Fernández por la pérdida por goteo de las reservas de a 100 millones de dólares diarios, con sutileza Sandleris aclaró que lo que marcó la salida de reservas estuvo fuertemente influenciado porque a partir de las PASO «se le vuelve muy difícil al Tesoro hacer rollover de la deuda». En efecto, los egresos por licitaciones y pode pago de deuda se elevaron a los 399 millones de dólares diarios.

«El horizonte temporal de este Banco Central no es el 17 de octubre ni el 10 de diciembre», aclaró Sandleris consultado acerca de la capacidad de sostener el tipo de cambio con el actual control de cambios y agregó que los 48.000 millones de dólares del as reservas brutas «son más que suficientes para una política monetaria y cambiaria consistente».

*Fuente: La Política Online

Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *