“Declárase Duelo Nacional en todo el territorio de la República Argentina por el término de cinco días, como consecuencia del fallecimiento de más de 100.000 personas, habitantes de nuestro país, víctimas del Covid-19”, puede leerse en el Decreto 459/2021.

EL documento oficial está firmado por el presidente, Alberto Fernández y por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Además, se expresa, en su artículo 2, “las más sentidas condolencias del Gobierno nacional” para los familiares de los fallecidos por COVID-19.

“Cada una de esas personas tenía un nombre, una vida, familiares, amigos, amigas y afectos” y que “un dolor inmenso atraviesa al conjunto de la sociedad por todas y cada una de las personas que fueron víctimas fatales de la pandemia”, reza el decreto.

Además agrega que la sociedad argentina “debe y desea recordar y rendir homenaje a quienes se han ido en este tiempo doloroso”, y que “lo mejor que podemos hacer como sociedad es que tanto pesar y desconsuelo se vuelva fuerza e impulso para atravesar unidos y unidas el tiempo por venir, avanzando rápidamente con la mayor campaña de vacunación de la historia del país”.

Se remarca además que resulta “fundamental que cada habitante del país tome plena conciencia del riesgo para la salud y la vida que implica el Covid-19 y de la necesidad de atender a los cuidados personales y colectivos”.

En medio de los pésimos indicadores del país, demostrados en varios relevamientos internacionales, la medida fue duramente cuestionada por la hipocresía del Gobierno. Más, teniendo en cuenta las recientes declaraciones del mandatario, el cual señaló con soberbia que “no se arrepentía” de haber elegido “salud antes de economía”.