Se trata del patio cervecero Atalacabra, el cual está ubicado en la ciudad de Charta. Los dueños, cansados de las restricciones impuestas por la casta política, implementaron un loable protocolo: no dejan ingresar al local a ningún burócrata.

«Atención: QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDO EL INGRESO DE POLÍTICOS Y FUNCIONARIOS PÚBLICOS. La casa se reserva el derecho de admisión», postearon en su cuenta de Instagram.

La medida «rige para todos los políticos» y aclararon que es «en serio, no vengan a pasar vergüenza. Gracias».

El sector de los gastronómicos es uno de los más golpeados por las restricciones impuestas por la oligarquía dominante. La medida adoptada por este bar chaqueño también fue vista en bares de CABA y Río Negro.