Hace unas horas, desde la Asociación de Clínicas y Sanatorios de la provincia de Corrientes anunciaron la suspensión de la obra social IOSFA, perteneciente a las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Aseguraron que tras no recibir respuestas a las “intimaciones enviadas” al gobernador Gustavo Valdés, no les ha quedado otra respuesta que suspender la obra social. De este modo, todos sus afiliados pasarán a ser pacientes particulares.

Con las firmas de la doctora Isabel García Navarrete  y la profesora Teresa Savall de Reynoso (directora y presidenta de la asociación de Clínicas y Sanatorios de Corrientes, respectivamente), la institución tomo la decisión de dejar sin sus prestaciones a los afiliados de IOSFA, a partir del 2 de marzo.

Esta no es la primera vez que el gobernador tiene un inconveniente con los médicos de su provincia. Cabe recordar que en marzo del año pasado, el mandatario correntino había sufrido un revés judicial, cuando la Federación Médica y la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Chaco. En aquella ocasión, la entidad chaqueña había presentado un amparo para que Valdés elimine la obligación que les impuso a los médicos correntinos de realizar un aislamiento estricto tras volver de trabajar en los hospitales públicos en las tierras de Jorge “Coqui” Capitanich, la Justicia fallo contra esa petición.