Hoy, el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, decidió volver al ASPO en la capital de la provincia. La fecha de finalización sería el 18 de marzo. De esta forma, quedan prohibidas y suspendidas todas las actividades que poseían relativa flexibilidad.

Según autoridades gubernamentales, se realizaron 3.054 test y 23 dieron positivo. 17 de ellos corresponden a la ciudad de Formosa.

El feudo de Insfrán fue duramente criticado por organismos de derechos humanos debido a las contundentes y sistemáticas violaciones ejercidas por el Estado provincial.

El anuncio repentino, propinado por el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge González, despertó bronca e indignación en los formoseños.