*Por: Valery Romanov

En los países con una sólida cultura democrática, en la que se respeta el Estado de Derecho, prevalece la legalidad y la justicia está al servicio de los ciudadanos. Nadie pone en duda que los fallos judiciales se dictan con absoluta imparcialidad, de acuerdo con lo que establece la ley, por lo que las resoluciones -al estar firmes- se respetan. En otros Estados más débiles, como es el caso de la Argentina, la ley nunca se respeta, especialmente, si eres opositor o independiente al Gobierno de turno.

Tanto en Neuquén como en todo le país, la Justicia y el Estado Nacional deben de poder garantizar la estabilidad de los jueces honestos, que no haya persecuciones, evitar que se sientan presionados por denuncias que permanecen en un cajón como una espada de Damocles o sean acelerados cuando es contra ellos.

El 12 de diciembre pasado, el juez Piedrabuena junto a su esposa Liliana se dirigieron a hacer las compras al supermercado La Anónima (ubicado en Avenida del Trabajador y Cherestia de la ciudad de Neuquén). A pocos metros había una manifestación, motivo por el cual el cajero José Mella estaba de mal humor y maltrataba a los clientes. Al faltarle el respeto a Diego, este decide dejar los productos en la caja y marcharse.

Por este supuesto motivo, el cabo 1ro José Luis Virulon, que se encontraba a pocos metros detiene al juez y le pregunta porque dejo la compra, sin dar lugar a una respuesta, da la ordenen de que regrese y finalice la misma. El policía al recibir una negativa a su orden se molesta y sin motivos legales, decide seguir al juez por el shopping que está contiguo al supermercado, insistiendo en su absurda orden. Cuando el doctor le pide que por favor dejará de acosarlo, este grita: “Dale, volve y habla con el cajero”, mientras pone su mano en el hombro. A lo cual el juez Piedrabuena le pide que retire su mano de su hombro.

Juez Piedrabuena junto al Oficial Virulon y otros uniformados que se negaron a identificarse

Sin previo aviso, el policía se tira encima de Diego y le ordena que se tire al suelo, a lo cual el juez le responde que no puede, que estaba recién operado y le resultaba imposible hacer lo que se le ordenaba. El uniformado responde dando un fuerte golpe en la rodilla de Diego lanzándolo al suelo,  luego de la agresión debió visitar nuevamente el quirófano para someterse a una segunda operación como consecuencia de la agresión del oficial Virulon. Al ver la escena, personas que se encontraban cerca acuden rápidamente y le piden al policía que se detenga.

El matrimonio es apartado de la multitud y llevada al sector de los baños. Una vez allí, los policías vuelven a abusar de su poder y deciden, sin causa legal, esposar al juez mientras su esposa Liliana es reducida varias veces en el suelo y golpeada por los uniformados. ¿El motivo? Intentaba grabar lo que sucedía con su teléfono móvil.

La pesadilla no termina allí, ambos son llevados a la Comisaria Primera en carácter de demorados. En este punto, el fiscal Jefe, Maximiliano Breide Obeid, le envía unos mensajes de WhatsApp a Diego,  le pide que se quedé tranquilo, que había visto los videos y que su denuncia era correcta, es decir, reconocía una privación ilegal de la libertad contra el matrimonio y un uso excesivo de la fuerza por parte de los policías implicados. Que estuviesen tranquilos que en unos minutos iban a ser liberados. El médico legista los revisa y ambos son puestos en libertad. Luego, el fiscal envía un segundo mensaje preguntando qué hará con su denuncia contra los policías, si corría traslado, a lo que Diego responde que sí. Aquí todo se complica. Tan sólo dos días más tarde, el fiscal Breide Obeid decide formular cargos de urgencia en su contra.

Actualmente, Diego enfrenta un juicio político que podría destituirlo de su cargo. Mientras tanto, los uniformados que utilizaron fuerza desmedida contra Diego y Liliana, no sufren ninguna consecuencia por sus acciones.

-Especial para Data24.com.ar-


https://www.myfav.es/data24comar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *