Hace unos meses hablamos del asesinato a sangre fría del joven estudiante de abogacía y militante del Partido NOS, Marcos Rouges. Desde entonces, su padre, el doctor Rouges, promovió una querella contra Edmundo Jiménez, Adriana Giannoni y otros encubridores. Se les acusa de encubrimiento, acceso a datos sin autorización, violación de datos personales, Daño intencional, Daño para impedir el libre ejercicio de autoridad, Instigación a cometer delitos, Asociación ilícita agravada, Turbación de actos legítimos de autoridad, Abuso de autoridad, Incumplimiento de deberes de Funcionario, Omisión o retardo de actos del oficio, Violación de sellos y documentos, Sustracción de elementos probatorios, Tráfico de influencia, Cohecho activo y pasivo, Cohecho de Magistrados, Prevaricato de Fiscales, Omisión de Persecución y represión de delitos, Falsedad Ideológica de documentos, Falsificación o adulteración de documentos, Falso Testimonio, Falso Testimonio agravado por cohecho, Destrucción de Documentos, Falsedad, adulteración y destrucción agravadas.

En la siguiente lista, podrás ver como actuando en complicidad y coordinadamente el Ministerio Público Fiscal, la policía de la provincia y la policía municipal armaron un tramado destinado a encubrir e insensibilizar el homicidio de Marcos Aníbal Rouges hijo por parte de la policía civil (Brigada de Investigaciones):

  1. Edmundo Jiménez o también conocido como Monge Negro (Ministro Público Fiscal), ordenó, coordinó, prometió impunidad a las Policías Provincial y Municipal y facilitó el encubrimiento por parte de la Policía de la Provincia y el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF).
  2. La Coordinadora Fiscal, Eloísa Rodríguez Campos de Maggio (sobrina carnal de Jiménez), omitió denunciar las maniobras de encubrimiento que se realizaban ante sus ojos en el ECIF. Esto se vio patentizado al menos una vez personalmente durante una Pericial Informática en la que participó sin ser parte del acto, ratificando indicaciones de no autorizar la vista del Google Maps en donde seguramente constaba el recorrido de Marcos, la cual al día siguiente fue borrado de internet.
  3. La Agente Fiscal, Adriana del Carmen Giannoni (novia del Monje Negro), que violando los deberes de su cargo eludió voluntaria y persistentemente investigar el acribillamiento del joven estudiante en el Pasaje Bernardo de Irigoyen, como también su ejecución luego de haberse entregado a la policía y estar desarmado.
  4. El Auxiliar Fiscal Lucas Maggio (cuñado de la Fiscal Eloísa, todo queda en familia), varios meses antes de que la Agente Fiscal llegara a esa misma absurda «conclusión» y careciendo de competencia declaró a periodísticas aseverando la existencia de un Suicidio.
  5. El Instructor de la causa Agustín Molina, que primeramente dispuso continuar el procedimiento sobre el celular de Marcos hijo sin ver las constancias de Google Maps, y quien es el responsable por la desaparición del video tomado por la Cámara de Seguridad del edificio ubicado en calle Bernardo de Irigoyen N° 872 de esta Ciudad, que por su emplazamiento seguramente filmó todo el homicidio. En un comienzo, informó falsamente de la ubicación del automóvil acribillado, y luego se negó a inspeccionarlo para verificar la permanencia de los balazos que mostraban las cámaras seguridad.
  6. Todos los policías de civil que sin ser el propio asesino, intervinieron en el Procedimiento irregular de resultas del cual Marcos Aníbal Rouge hijo murió de un balazo desde atrás, en la cabeza, con ingreso en la sien y salida por el parietal, producto de la ejecución ilegítima y a sangre fría de un sicario policial.
  7. Todos los policías e integrantes del ECIF que el día 20 de Agosto de 2019 participaron en la primera investigación del caso en Avda. Sarmiento esquina Pasaje Bernardo de Irigoyen, dedicándose a invisibilizar los balazos, el rayón en el techo y el acribillamiento.
  8. Todos los integrantes de la Sección Informática del ECIF que tuvieron acceso a las cámaras de video y al celular de Marcos, aún secuestrado, y a la cuenta de Google Maps de la víctima, que retocaron los videos de las cámaras de Seguridad y las fotos tomadas por el personal del ECIF, y luego también borraron las constancias del Google Maps. En especial, Edgar J. Aranda, que tuvo a su cargo la “pericial informática” ordenada por la Fiscalía, y primeramente se negó a constatar el recorrido del automóvil el día de su fallecimiento, y luego efectuó el experimento sacando el ”chip” y negándose a reiterarlo con el mismo colocado.
  9. Todos los miembros de la Brigada de Homicidios ubicada en calle Bascary N° 2.600, en donde supuestamente se estaba «resguardando» el automóvil, cuyas partes baleadas fueron sustituidas para casi hacer desaparecer la propia Escena del Crimen.
  10. Todo el personal de Chapa y Pintura y de Tapicería que hubiere utilizado la Policía, sean policías o no, por la sustitución de partes importantes de la carrocería del automóvil (cuando menos zócalo izquierdo, techo y parantes) para hacer desaparecer las pruebas de los balazos, de la ejecución de Marcos hijo con un disparo de sicario, de las huellas digitales del asesino, y toda otra posible prueba.
  11. Todo el personal de la Policía Municipal que realizaba un control vehicular por la Avenida Sarmiento esquina Pasaje Bernardo de Irigoyen, que ocultó sistemáticamente la existencia de ese acribillamiento, pese a que al encontrarse tan solo a unos cincuenta metros de donde ocurrió es imposible que no oyeran nada.
  12. Falso Testimonio, el Sr. Gustavo Adrián Samaniego, que declaró expresamente haber visto a Marcos suicidarse luego de rozar con un ómnibus.

Los involucrados no sólo niegan lo dudoso, sino también que niegan lo obvio y hasta buscan negar lo que han visto otros con sus propios ojos. Objetivamente, este es un caso de violencia estatal mucho más claro y grave que el de Facundo Sosa o Magali Morales. En ambos casos, el Estado supuestamente investigó a los responsables, en este caso se los está encubriendo. En la provincia de Manzur, no todos los diablos tienen cuernos y cola, algunos se dedican a comprar almas y ordenan encubrir asesinatos.

-Especial para Data24.com.ar-