*Por: Sebastián Turtora

Alerta spoiler: quién busque buenos y malos en el escándalo familiar de los Etchevehere, en dónde se juega una larga disputa familiar por una herencia millonaria y denuncias cruzadas por graves delitos, estará equivocado.

Luis Miguel Etchevehere, ex ministro de agroindustria de Macri, deberá explicar en la justicia las denuncias por vaciamiento del patrimonio familiar, evasión fiscal y maltrato laboral. Sin embargo, el kirchnerismo siempre aparece para distorsionar la verdad, quedar como únicos héroes y son formadores de falsos relatos, aprovechándose de causas legítimas y hechos que pueden ser reales pero son tomados y re-interpretados en su propio beneficio.

El dirigente social Grabois, cercano a lo más rancio del Vaticano, recibe millonarios subsidios del gobierno a través de sus organizaciones y se mete en una guerra familiar para sacar rédito político, sin dudas. Utiliza a Dolores, la hermana «rebelde» e indigente (según Grabois), para desarrollar una supuesta revolución agraria de distribución de tierras y agricultura sana, basándose en la figura del prócer José Artigas, que postuló el famoso «Reglamento de Tierras», buscando equidad y justicia en la forma en que se repartía, entre otros aspectos.

Dolores Etchevehere trabaja en el Consejo General de Educación de Entre Rios, al menos eso figura en los registros AFIP-ANSES, con sueldos de casi $40 mil. Según estos mismos documentos oficiales es dueña de 3 autos: Chevrolet Tracker, Ford Ranger 4×4 y Peugeot Compact.

El sitio web del Consejo, casualmente, difunde contenidos de la gesta de Artigas, a través del portal del sistema educativo de la provincia. También otros llamativos materiales de cuentos con fuerte componente ideológico como el «gorila gorilón», parafraseando el texto «que tenía muchas bananas y no las compartía».

Dolores fue atrapada por la idea del proyecto de Juan Grabois, hasta en sus redes sociales tiene la imagen del militar. Por ahora, acaso sin darse cuenta, es usada por una estructura y un negocio millonario de permanente asistencia de fondos públicos a cooperativas que manejan a discreción estos recursos.

*Fuente: Impacto Periodismo