Victoria Donda pasó de postear a diario al silencio absoluto, de por medio, ocurrió la noticia que indignó al país: «negreaba» a su empleada doméstica. La inactividad de Donda en redes sociales roza casi alcanza los 30 días. Consultado por Nexofin, un asesor del Gobierno manifestó su opinión sobre la estrategia de guardarse: «A veces hay que dejar que baje la espuma».

Lo llamativo es que incluso siendo protegida y apoyada por sus colegas burócratas de la Rosada, la funcionaria optó por callarse en redes y no postear nada, teniendo al Poder de su lado. El mismísimo presidente confirmó la continuidad en su cargo a través de la publicación del decreto 22/2021 del Boletín Oficial.

«Esta estrategia de dejar que el escándalo pase y quedar agazapado esperando que el tema se olvide no es la mejor. En cierto punto, uno queda en una posición desfavorable, de debilidad, o como si reconociera el hecho que se le imputa», dijo el asesor a citado portal.

Interrogado sobre la autoría de la decisión del silencio, el asesor no supo responder, sin embargo agregó: «No lo sé, calculo que fue una decisión de Victoria porque desde arriba no bajó esa orden».