El Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad, a cargo de Estela Díaz, denunció ante la Defensoría del Público de la Nación un capítulo de la serie Dragon Ball Super, transmitida por Cartoon Network.

La caricatura es denunciada por “violencia simbólica” a partir de una escena de abuso de parte de un varón adulto hacia un adolescente.

“Estas representaciones, transmitidas en la pantalla de un canal que se ubica como la primera señal infantil de cable y alcanza a las y los niños de entre 4 a 11 años configura un acontecimiento que las y los expone a la violencia simbólica”, se manifiesta en la denuncia.

La Defensoría del Público recibió esta y otras denuncias y estableció un diálogo con todos los actores procurando generar espacios de intercambio, reflexión, y propuestas de reparación simbólica de los derechos afectados.

Estela Díaz, encargada del Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad, junto a Axel Kicillof

La Dirección de Análisis, Investigación y Monitoreo de dicho organismo analizó el capítulo e identificó que contiene una “escena de abuso y sometimiento por parte de un varón adulto mayor hacia una adolescente”, que “resulta sumamente inconveniente en relación con la problemática del abuso sexual en la niñez y adolescencia, ya que naturaliza el abuso”, al volverlo parte del intercambio entre los personajes.

Por su parte, tanto Cartoon Network como Warnermedia se mostraron receptivos y manifestaron gran preocupación por la emisión del capítulo. Reconocieron el error en los procesos habituales que realiza el canal para evaluar la pertinencia y calidad de los contenidos a emitir y finalmente decidió retirar la serie completa de su programación.

Por otro lado, gran parte de los usuarios de redes sociales criticaron el trabajo del ministerio, ya que consideran que hay asuntos más importantes en los que enfocarse, como lo son los casos de violencia y asesinatos que, muchas veces, son previsibles y evitables pero las denuncias son desoídas y las víctimas abandonadas a su suerte; así como también la liberación de violadores a principio de la pandemia.