*Por: Karin Leiva

Víctor Martín Mallorquín tenía 44 años, estaba casado, tenía 2 hijos y era suboficial de la Policía de Formosa. El 5 de mayo viajó a Resistencia para realizarse un tratamiento de radioterapia. El 11 de junio terminó con las 25 sesiones pautadas e inició los trámites para volver con su familia, pero le negaron el ingreso.

El hombre cumplía todos los requisitos para poder ingresar a la provincia gobernada por Insfrán: era formoseño con domicilio en la provincia y tenía todos los estudios que marcaban que debía regresar para seguir con los estudios de alta complejidad. Pero nunca lo autorizaron.

Según contó su viuda, Itatí Decoud, al medio local Noticias Formosa, Mallorquín tuvo que internarse en el Hospital Perrando, en Resistencia, donde falleció el 3 de julio.

“Nosotros hicimos todo lo posible para que él vuelva porque se trataba de su salud, de su vida. El 30 de junio se comunicó con nosotros y ya no estaba bien y el 3 de julio nos avisaron que murió. Estaba solo. Once días después nos dieron las cenizas”, relató su hermano, Francisco, en diálogo con TN.

Sin ser esto suficiente, la familia tuvo que pasar por otra situación muy indignante: Itatí Decoud, la viuda de Víctor, recibió un mensaje en el que autorizaban a su esposo fallecido a ingresar a Formosa. “Nos indigna la poca seriedad de cómo se manejan porque es una falta de respeto, juegan con nuestro dolor, estamos todos sufriendo. ¿Qué explicación me puede dar el Gobierno provincial?”, expresó su hermano al mismo medio.

Francisco, como el resto de su familia, reclama una explicación “no de por qué murió mi hermano porque eso podía pasar estando allá o acá porque no tenemos la vida comprada, pero la indignación es que nunca nos dijeron por qué no lo dejaron entrar a Formosa a seguir su tratamiento teniendo todos los requisitos”.

También calificó al gobierno de la provincia como “incompetente”, ya que Víctor falleció hace 5 meses y hace 4 meses y medio sus cenizas ingresaron a la provincia, pero no hay registro de nada porque si hubieran sabido, por lo menos no les hubieran enviado la autorización tanto tiempo después.

Esta historia se suma a la de los más de 8000 formoseños que se encuentran varados porque el gobernador, Gildo Insfrán, no les permite el acceso desde que comenzó la pandemia. Casi ocho meses después, la Corte Suprema le ordenó al mandatario permitir el acceso a los habitantes varados en un plazo de 15 días hábiles desde el 19 de noviembre.

– Especial para Data24.com.ar –