Ese día Alberto Fernández afirmó que la Argentina “no tiene ninguna posibilidad de caer en default” si gana las elecciones de octubre y agregó que “nadie puede plantear seriamente una quita”.

El hoy presidente de la Nación lo dijo al hablar en el seminario Democracia y Desarrollo que se realizó en el museo Malba, organizado por el Grupo Clarín, que abrió el ex presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso.

Entrevistado por tres periodistas de ese diario, Fernández buscó dejar en claro que si ganaba las elecciones del 27 de octubre no habría default, al tiempo que, al hablar de la “grieta”, afirmó que “debería avergonzarnos” situaciones como “poner figuras de los periodistas para que los escupan”.

Evidentemente, no cumplió con ninguno de sus vaticinios…

Fuente: Periódico Tribuna de Periodistas – Alexis Montefiore