Pese a que Mark Zuckerberg ya lo había hecho por el uso de información de Cambridge Analytica para la campaña presidencial de 2016, por primera vez los máximos responsables de Amazon, Google, Facebook y Apple comparecieron ante el Congreso de los Estados Unidos ante una comisión que analiza posibles prácticas monopólicas. Se trata de las empresas más valiosas de Wall Street.

«En pocas palabras, tienen demasiado poder», declaró el presidente de la comisión antimonopolio del Poder Judicial de la Cámara de Representantes, David Cicilline, durante la sesión virtual. «Ya sea privilegiándose a sí mismos, estableciendo precios predatorios o llevando a los usuarios a comprar productos adicionales, las plataformas dominantes han ejercido su poder de manera destructiva y perjudicial para expandirse».

Jim Sensenbrenner

Ante Tim Cook, consejero delegado de Apple; Jeff Bezos, primer ejecutivo de Amazon; Sundar Pichai, máximo responsable de Alphabet (Google); y a Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, el congresista republicano Jim Sensenbrenner bajo el tono y, a diferencia del demócrata Cicilline, destacó el valor de las «Big Tech» para combatir a la pandemia de coronavirus, aunque reconoció que con el aumento de poder viene un mayor escrutinio.

«Ser grande no es necesariamente malo», dijo Sensenbrenner. «Todo lo contrario, en Estados Unidos deberías ser recompensado por el éxito. Quiero irme de aquí hoy con una imagen más completa de cómo sus compañías usan su tamaño y poder».

Esta comparecencia se enmarca en un contexto complicado para las empresas tecnológicas estadounidenses que actualmente se encuentran en pleno conflicto con Huawei, Tencent o Alibaba, mientras Estados Unidos y China están en plena guerra comercial. Los gobiernos de ambos países amenazan con prohibiciones en sus territorios y las discusiones crecieron en los últimos días.

A inicios de julio, más de 400 empresas se uniron a la iniciativa Stop Hate for Profit impulsada por varias asociaciones, entre ellas la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) y la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP), que busca boicotear la compra de publicidad en Facebook hasta que el gigante de las redes cambie sus políticas y tome acciones concretas contra el contenido racista y de odio.

*Fuente: La Política Online


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *