Viernes 19 de Enero del 2018

Interior

SE TERMINA LA JODA | Vidal ordenó cerrar tres casinos y licitará los tragamonedas

  • SE TERMINA LA JODA | Vidal ordenó cerrar tres casinos y licitará los tragamonedas
Fecha: 10/01/2018   /     /  

La gobernadora bonaerense firmó un decreto que autoriza a Lotería y Casinos a publicar los pliegos para la competencia. El personal afectado por la medida será reubicado.

La gobernadora María Eugenia Vidal impulsa una serie de medidas contra el juego y la ludopatía que abarca el cierre de tres casinos, un decreto para licitar por primera vez máquinas tragamonedas habilitadas en el territorio y un endurecimiento de los operativos contra de las mafias de las apuestas clandestinas.


La licitación para la administración y control de los tragamonedas, que durante más de veinte años se efectuó de manera directa, no abierta y transparente, incluye a las 3.860 máquinas habilitadas en toda la provincia, indicaron fuentes oficiales según consignó la agencia Télam

Asimismo, Vidal decidió dar de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea y el bingo de Temperley (cuya concesión tiene la empresa Codere, con prórroga vencida en diciembre de 2017), para reducir el acceso al juego. La decisión de la funcionaria se tomó sin que las medidas provoquen despidos, dado que se prevé reubicar al personal afectado.

En la provincia de Buenos Aires hay 12 casinos:7 serán licitados y 3 se dan de baja, mientras que el Sasso de Mar del Plata, y el de Sierra de la Ventana no entran en la licitación porque sus concesiones vencen en 2019 y 2021, respectivamente.


Por primera vez, en la provincia de Buenos habrá un llamado a licitación para las 3800 máquinas tragamonedas. Será para la administración y control por 20 años. Hay una decisión de no instalar más máquinas pero sí mantener las que actualmente están funcionando. Según se explicó, los empleados serán reubicados en casinos cercanos.

María Eugenia Vidal, lo anunciará este miércoles, donde hará hincapié en la lucha contra el juego clandestino y la restricción del juego legal. Además de estos objetivos hay uno económico: el gobierno bonaerense pierde plata con los casinos.

Parecería que, en el único lugar del mundo donde los casinos son deficitarios para sus dueños es la provincia de Buenos Aires. Allí los negocios los hicieron los privados. El Estado paga los salarios y se queda con las mesas que no son rentables. Los privados se llevan la parte jugosa. Así fue hasta hoy.

SEGUINOS EN FACEBOOK: Click ACÁ

DEJÁ TU COMENTARIO: