Una investigación de El Disenso describe el enorme gasto en pauta publicitaria por parte del Gobierno de Provincia de Buenos Aires. Quien se llevó el premio gordo fue el operador K, Roberto Navarro: desembolsó más de $37 millones.

De cara a las elecciones, los Gobiernos intensifican sus aparatos de propaganda. Sin embargo, este tipo de episodios transforman a los medios en meros difusores de contenido, cumpliendo además, la función de blindar mediáticamente a determinado candidato.

La investigación de El Disenso reveló datos estremecedores: El monto gastado en publicidad oficial alcanzaría para construir 36 Centros Sanitarios que beneficiarían a 136.000 vecinos. La erogación equivale a un gasto diario de $7.026.747,18 en propaganda de la gestión.

El presupuesto 2021 le aseguró al Ministerio de Comunicación Pública Bonaerense una caja de $1.384.847.000. Citado portal independiente tuvo acceso exclusivo a documentación oficial donde consta que entre el 1 de enero y el 2 de junio, la ministra Jessica Rey, autorizó pagos por $1.054.012.078. Esto significa que en apenas 5 meses la Provincia de Buenos Aires ejecutó el 76% del presupuesto anual para publicidad y medios.

Sobre el monto destinado a Navarro, desde El Disenso advirtieron un interesante dato al señalar que “siempre publicamos los millonarios pagos realizados por la gestión de Vidal a las diferentes productoras televisivas pero es la primera vez que un solo periodista se lleva un monto semejante, mientras tanto, a los jubilados y trabajadores de la salud, los consuelan con un bono de $5.000″.

*Con información de El Disenso