Las últimas cifras oficiales (diciembre 2016), ubican a estos asentamientos en 4.416. No obstante, las estimaciones de organizaciones sociales que trabajan en el terreno, como el Movimiento Evita, sostienen que esa cifra aumentó a 5.000. La mayoría están ubicados en la provincia de Buenos Aires, siendo La Plata y La Matanza donde es posible encontrar la mayor cantidad de barrios pobres.

Sucede que desde diciembre de 2016, fecha del último relevamiento, la situación económica del país derivó en que miles de familias quedaran en situación de vulnerabilidad, que no pudiesen pagar un alquiler, en muchos casos por la pérdida de empleo, y terminaron o formando nuevos barrios populares o, como sostienen desde el ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Daniel Arroyo, extendiendo los límites de los barrios populares ya existentes.

Como por ejemplo, Guernica, en el partido bonaerense de Presidente Perón. Unas cuatro mil personas usurparon 120 hectáreas de tierras privadas desocupadas, y hasta habían comenzado a desarrollar la urbanización de los cuatro barrios en que se habían dividido.

Una orden judicial acabo ordenando el desalojo del lugar. Andrés “Cuero” Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, logró trasladar a buena parte de esas familias a barrios populares ya existentes tal como sostiene su par nacional.

Lo cierto es que nunca dejaron de generarse nuevos asentamientos, especialmente en el tercer cordón del conurbano. El constante aumento de estos asentamientos llevó a que el gobierno nacional, a través de Arroyo, anuncie que se actualizará el Registro Nacional de Barrios Populares (RNBP). Lo realizó durante una nueva reunión del Consejo Federal de Desarrollo Social.

Según el decreto 358/17, se considera barrios populares a aquellos que se encuentren integrados con un mínimo de ocho familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de la población no cuente con título de propiedad del suelo ni con acceso regular a, por lo menos, dos de los servicios básicos como por ejemplo red de agua corriente, red de energía eléctrica con medidor domiciliario y/o red cloacal.

En la Argentina, unas 870 mil familias, (unas cuatro millones de personas), que viven en asentamientos, en viviendas precarias, en muchos casos sin agua potable, cloacas y luz.

El último censo realizado sobre los asentamientos de todo el país determinó que el 78,5% de los barrios son de baja densidad poblacional y el 68% tienen viviendo menos de 150 familias.

El municipio de La Plata, con 205 y La Matanza, con 130, los pone al tope del ranking provincial. Le sigue Florencio Varela, con 73; Almirante Brown, con 70; Quilmes con 68 y Merlo con 66.