La Comuna del Valle de Anisacate estableció una nueva tasa de impuesto que se extenderá por los próximos cuatro meses que durará el verano 2020/2021, y se aplicará a todos aquellos vecinos que posean una pileta.

En el detalle se especifica que es de la contribución especial y es por cuatro meses. Además sólo se aplica a las piscinas de concreto, no así a las de lona.

Desde la comuna, que conduce el peronista Jorge Merlo, argumentaron que la decisión se tomó por la crisis hídrica para que los vecinos hagan un consumo responsable del agua.

De todos modos, el propio secretario de Gobierno, Sebastián Pérez, del PRO, dijo que los habitantes de esa localidad están “disconformes con esta resolución”. “La gente no lo está viendo con buenos ojos, porque está teñido de carácter recaudatorio”, remarcó el funcionario, según citó Cadena3.