*Por: Abigail Luna

Luego del que el 2020 cerrara con el consumo más bajo de carne vacuna, tanto el pollo como el pescado aumentaron la demanda por los argentinos al ser alternativas más económicas. La accesibilidad duró poco, en el principio de enero el kilo de pollo pasó de rondar los $90 a los $160.

A pesar de las subas, el pollo es lo que más se sigue eligiendo, en relación con los otros precios que se pueden encontrar en una carnicería, como por ejemplo, el kilo de vacío $690 y el de bife de chorizo ya se vende a $770.

Aunque el gobierno haya anunciado un acuerdo para que los precios de algunos cortes de carne vacuna se redujeran a un 30% más bajos que en diciembre, los precios siguen aumentando sin un techo aparente.

– Especial para Data24.com.ar –