*Por: Karin Leiva

El Instituto French de Ramos Mejía, que cuenta con 56 años de trayectoria, le informó hoy vía mail a las familias y docentes que, debido al aumento de la morosidad en el pago de las cuotas, la institución cerrará sus puertas por quiebra. Padres y docentes indignados se acercaron al establecimiento, ubicado en French 37, pleno centro de Ramos Mejía.

La institución expresó que hubo “una progresiva e incontrolable morosidad en el cobro de las cuotas, llegando a una merma de la cobranza de más del 50%”, a través del comunicado. También agregó que “en algunos casos las dificultades de las familias fueron muy importantes, y en otros casos lamentablemente no se comprendió que la institución debía seguir pagando todas sus obligaciones, aunque la educación no fuera presencial”.

El establecimiento explicó que “todo esto llevó a una situación de endeudamiento insostenible y las proyecciones para el año que viene arrojan un panorama aún peor” por lo que “es impensable un inicio y desarrollo de actividades responsables para el año que viene”.

Las autoridades del instituto manifestaron estar “a disposición para facilitar, en la medida de nuestras posibilidades, la reubicación del alumnado en otros establecimientos educativos”.

Además, aclararon que «el ciclo lectivo 2020 continuará hasta su finalización, garantizando la escolaridad hasta el último día».

Esta “difícil y dolorosa” decisión, según como la calificaron desde la institución, deja a 500 alumnos sin colegio y a 200 empleados sin trabajo. La semana pasada sucedía lo mismo en una escuela primaria, pero en esta ocasión se trata de un colegio completo.

Los padres mostraron su enojo respecto a las medidas tomadas ya que dicen haber pagado las cuotas en su totalidad, hasta la que corresponde al mantenimiento del edificio y al servicio médico, a pesar de que los chicos no están asistiendo. Los docentes también están indignados, ya que las autoridades nunca les informaron sobre la situación en la que se encontraban, ni sobre la posibilidad de cierre.

Las familias reclaman un “protocolo para educación, no para irse de vacaciones” y piden por la aparición de las autoridades del centro educativo y del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y del ministro de Educación.

– Especial para Data24.com.ar –