Según publicó el Libero Quotidiano, crecen en el Vaticano los rumores de un cónclave que se convocará próximamente para designar un nuevo Papa

Los rumores sobre la próxima renuncia de Bergoglio se han profundizado aún más en los últimos días. ¿Las razones? Su edad -el próximo 17 de diciembre cumplirá 85 años-, y sus problemas de salud. La última operación de colon a la que fue sometido el 4 de julio en el policlínico Gemelli de Roma, aunque se informó como programada, parece haber sido de urgencia. 

Para el mes de diciembre el Papa Francisco tendrá la misma edad que Benedicto XVI cuando decidió abandonar la conducción de la Iglesia Católica. La cirugía de julio habría sido una sorpresa, incluso para el secretario de Estado, Pietro Parolin, y hasta los médicos insistieron en mantenerlo internado para practicarle otros exámenes en profundidad.  

El sitio Il Sismografo, cercano a la secretaría de Estado Vaticano, reveló “condiciones severas y degenerativas” y que “la enfermedad también podría ser crónica”.  

El dato de que los comunicados de prensa estén firmados por la oficina de prensa y nunca por los médicos contribuye a alimentar las dudas sobre el estado real de salud del sumo pontífice.  

Mientras tanto, en silencio comienzan a circular las candidaturas para sucederlo. La competencia entre los cardenales ya se habría iniciado. 

Si bien la información ha sido desmentida “oficialmente”, las dudas no dejan de incrementarse.