Élida Mambrín, dirigente social de la provincia norteña, fue condenada a 15 años de prisión por el Tribunal Oral Federal de Resistencia, Chaco, acusada de dos hechos de abuso sexual y de prostituir a alrededor de 70 mujeres que habían pedido asistencia a la asociación No Me Olvides, donde era tesorera.

El principal imputado era Rolando “Kilo” Vallejo, marido de Mambrín y presidente de la organización, quien, tras la denuncia de un grupo de mujeres que disparó la investigación en 2020, fue encontrado ahorcado en su casa en mayo del año pasado luego de estar dos meses prófugo, aunque su viuda duda si “se suicidó o lo callaron”.

La investigación comenzó hace más de un año y ahora se extenderá a funcionarios públicos y otras personalidades que estarían involucradas. Según esta, Mambrín y Vallejo manejaban la organización que promocionaba el plan social FOCO, que ayudaba con emprendimientos económicos, capacitaba en oficios, entre otros beneficios estatales.

Finalmente, con la investigación se comprobó que los dirigentes entregaban los planes y, bajo amenaza de perder la asistencia estatal, explotaban sexualmente a las mujeres que pedían ayuda económica. 

La asociación era financiada por el Ministerio de Desarrollo Social de Chaco, la Lotería Chaqueña y distintos organismos del Estado.

Según informó Diario Norte, las víctimas trabajaban tanto como “secretarias” dentro de No Me Olvides, así como en distintos puntos del Estado chaqueño y en otras organizaciones con las que la asociación tenía convenios.

Lorena Quintana, secretaria de la organización, recibió 3 años en suspenso como partícipe secundaria del delito de trata de personas agravado. Ella era la encargada de informarle a las víctimas cuál sería su rol y sometía a las mujeres a situaciones denigrantes.

Élida Mambrín, viuda de “Kilo” Vallejo: “No sé si se suicidó o lo callaron”

Vallejo era el principal responsable e imputado de la causa. Era quien organizaba el esquema de explotación y utilizaba sus contactos para ofrecerlas a funcionarios y otras personalidades públicas. 

Mambrín fue condenada como coautora de trata agravada en concurso real con un hecho de abuso sexual simple y otro gravemente ultrajante y con acceso carnal, recibiendo 15 años de prisión.

Asimismo, la Justicia ordenó una reparación económica para las víctimas, cuyo monto se definirá cuando se publiquen los fundamentos del fallo a mediados de septiembre. También se ordenó la incautación y decomiso de dinero y vehículos.

Los magistrados ordenaron otra investigación para detectar delitos de acción pública, ya que entre los “clientes” de No Me Olvides habían funcionarios públicos de alto rango, empresarios y un periodista.

La fiscal Mangano señaló que se daban “distintas formas de corrupción pública” porque en la causa “se cruzan bienes, servicios, insumos, mercadería y salarios públicos para garantizar deseos sexuales de funcionarios”.

Los fiscales explicaron en su alegato que una vez que las víctimas eran incorporadas, la pareja les decía que debían abonar 300 pesos y luego las sacaban a pasear en autos para exhibirlas en actos públicos y cumpleaños.

El fiscal Carniel explicó que las mujeres no eran solo amenazadas con ser dejadas en la calle o perder su único ingreso, sino que “Mambrín y Vallejo, hacían gala de que tenían muchos contactos en el mundo de la política y el Poder Judicial. Si las mujeres se negaban a algo había reacciones violentas porque supuestamente ‘los dejaban mal parados’”.