El ministro de Gobierno boliviano, Eduardo del Castillo, dio información respecto a la expresidente interina. “Lamento informar que la señora Jeanine Áñez habría pretendido generarse una autolesión en horas de la madrugada del día de hoy”, expresó, y agregó que su salud “es estable” y tiene “pequeños rasguños” en uno de sus brazos. “No hay nada de qué preocuparse”, manifestó.

Asimismo, el funcionario aseguró que Áñez “tiene todas las condiciones vitales” para cumplir su detención preventiva y que se respetan sus derechos. Pero, por su parte, ella ha dicho que no tiene ganas de vivir y expresó estar preocupada por los medicamentos que se le suministra en prisión.

La ex mandataria lleva más de 5 meses recluida de manera preventiva en la cárcel de La Paz, tras ser acusada de delitos de terrorismo, sedición y conspiración el el llamado caso “Golpe de Estado” durante la crisis política y social del 2019.

En el marco de las elecciones de ese año, en las que se denunciaba un fraude electoral a favor de Evo Morales, la fiscalía presentó un pedido para iniciar un juicio por hechos calificados provisoriamente como “genocidio, lesiones graves y lesión seguida de muerte”, tras un informe de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos).

Semanas atrás, Áñez solicitó a través de una carta una audiencia con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. En esta afirmaba que los delitos por los que se la acusa “no han sido demostrados” y que su encarcelamiento es parte de “una decisión política” del presidente boliviano, Luis Arce.

En las últimas semanas, la acusada fue vista en silla de ruedas y con dificultades para caminar mientras era sometida a distintas pruebas médicas, donde fue diagnosticada de hipertensión arterial síndrome ansioso-depresivo. Además, su abogado señaló que el régimen penitenciario le administró fármacos de forma errónea, pudiendo causar un marco de depresión y paranoia.

Los ex presidentes Carlos Mesa, Jaime Paz Zamora y Jorge Quiroga Ramírez expresaron, mediante una carta firmada por los tres, su preocupación por la salud de Áñez. En esta hacen un llamado urgente al Órgano Judicial y la Fiscalía General del Estado para preservar la integridad física y psicológica de Áñez.

Los exmandatarios señalan en su publicación que los informes médicos y las imágenes de la expresidente muestran el deterioro de su salud y consideran que es ”crucial e inaplazable revisar su situación jurídica que le permita defenderse, resguardando su derecho a la salud.

También señalan que mantenerla detenida podría traer consecuencias lamentables para ella, su familia y el país e indica que se debe poner los derechos humanos por sobre cualquier disputa política.

Por otro lado, este miércoles participantes de distintas manifestaciones a favor y en contra de la ex presidenta de Bolivia se enfrentaron en las afueras de la cárcel de Miraflores, que Incluyeron el lanzamiento de objetos y golpes, mientras la Policía respondió tarde para frenar las agresiones. Al menos una persona resultó herida.