Alberto Fernández le pidió a Gerardo Morales que amnistíe a Milagro Sala

Un particular gesto ocurrido en Casa Rosada trocó la sonrisa del gobernador jujeño…

Nadie se lo preguntó, pero Gerardo Morales decidió calificar a Milagro Sala de manera brutal: «Es una delincuente común que se ha enriquecido a costa del pueblo». Fue en el marco de una entrevista que le hicieron este lunes en radio Mitre.

El fastidio de su voz hablaba por sí solo. «Tiene 4 condenas, no sé porque no está en cárcel común», se preguntó de manera retórica.

Detrás de su malestar había más que sobrados motivos, que por primera vez se develarán en esta nota.

La trama arrancó el jueves 9 de enero pasado, cuando Morales se apersonó en la Casa Rosada a efectos de encontrarse con Eduardo “Wado” De Pedro, ministro del Interior de la Nación.

Según el parte que se hizo llegar a los medios, la idea era la de coordinar una visita de Alberto Fernández a Jujuy. Hasta ahí, todo perfecto.

Sin embargo, algo ocurrió dentro de la Casa de Gobierno, que trocó la sonrisa del gobernador jujeño al ingresar a esa dependencia en un gesto de evidente malestar cuando salió del mismo lugar.

Tanto es así, que finalmente se decidió suspender la visita del presidente a su provincia, prevista para fines de enero.

Pero, ¿qué ocurrió dentro de la reunión que tanto se molestó Morales? Sencillamente, lo que sucedió es que De Pedro le pidió que amnistiara a Milagro Sala. «Es un pedido del mismísimo Alberto Fernández», le dijo el camporista funcionario.

A partir de entonces, la incomodidad se apoderó de la reunión y, como suele decirse, el aire se podía cortar con un cuchillo.

Fue el fin de la cordialidad que habían construido el gobernador de Jujuy y el neo kirchnerismo a partir de diciembre de 2019.

Lejos quedaron los días en los cuales Morales elogiaba a Alberto. Como aquel 10 de diciembre, cuando, apenas asumido este último, dijo que se venían «los mejores cuatro años».

O cuando, seis días más tarde, calificó de «muy buena» una reunión con Fernández. «Fue muy positiva en particular lo que tiene que ver con las provincias», agregó.

Como se dijo, ahora todo ello quedó en la bruma del olvido. De hecho, el enojo de Morales es tal que no duda en contar lo ocurrido a quien quiera escucharlo.

«Está re caliente, no le gustó que lo aprieten con lo de Milagro Sala», confió a Tribuna de Periodistas un hombre cercano al gobernador jujeño. Un funcionario que suele acompañarlo a sol y a sombra (FM).

«El propio Alberto (Fernández) le hizo el pedido, aparte de la charla que tuvo con Wado (De Pedro)», añadió el informante.

Mientras Morales mastica la bronca por lo ocurrido, Pablo Baca, miembro del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, desató un nuevo escándalo al renunciar a su cargo luego de que se filtrara un audio en el que se refería a Sala como presunta presa política.

«Milagro está presa porque ese bendito tribunal entiende que si ella está suelta es un peligro para el gobierno; no por sus delitos, sino para que no tengamos que volver al quilombo permanente, a los cortes, a las quemas de gomas», dijo el magistrado.

Ello impulsó un inminente juicio político y la pertinente denuncia penal en su contra por «incumplimiento de los deberes de funcionario público».

Tal el estado de ebullición en Jujuy en estas horas. Presiones por aquí… presiones por allá. Entretanto, la discusión por los supuestos «presos políticos» que legó el macrismo ha llegado a niveles hilarantes. Macondo, un poroto.

*Fuente: Periódico Tribuna de Periodistas – Christian Sanz