*Por: Karin Leiva

El presidente defendió a la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofóbia y el Racismo (INADI), VIctoria Donda, tras el escándalo por la denuncia de una ex empleada doméstica.

“En el caso de Victoria, no tengo dudas de que fue de alguien que quiso hacerle daño. Quien conoce a Victoria sabe que no está en su naturaleza sacarle ventaja a los puestos del Estado”, señaló Alberto en diálogo con Gustavo Grabia para Radio con Vos.

“En este caso es una señora que trabajó y cuidó a su mamá de crianza hasta la muerte… Ella le propuso trabajar con ella y en un momento la señora le dice que no puede trabajar más porque tiene una hermana enferma, vive lejos, pero necesita el dinero”, agregó el mandatario.

Y continuó: “Entonces ella (Donda) le dice que si no puede seguir trabajando, podía conseguirle un plan social o darle un contrato, que en el Inadi es algo muy parecido a un plan social, como personal de maestranza, o darle un puesto en el Inadi similar a lo que es una asistente social, que trabajan en barrios y podría asignarla más cerca de su hermana”.

Por este relato, los recibos de sueldo y los chats de WhatsApp que circularon, el presidente dijo que confía en la palabra de Donda y no tiene previsto pedirle la renuncia.

Victoria Donda fue denunciada por el abogado de su ex empleada doméstica, Osvaldo Barsanti, por el delito de defraudación contra la Administración Pública, en grado de tentativa. La funcionaria es acusada de haberle ofrecido un puesto en el INADI o anotarla en un plan social a cambio de que renuncie al trabajo en su casa.

Barsanti representa a Arminda Banda Oxa, mujer de nacionalidad boliviana de 62 años, que trabaja como empleada doméstica con la familia de Donda hace 14. “De esos 14 años, 10 estuvo totalmente en negro, y los últimos tres o cuatro estuvo parcialmente registrada, es decir que estaba registrada con un salario menor del que correspondía”, dijo el letrado en diálogo con radio Rivadavia.

– Especial para Data24.com.ar –