Este viernes, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reforzó el control sobre los activos de los argentinos en el exterior. Lo hizo a través de la Resolución 4760/2020, publicada en el Boletín Oficial, que establece una serie de modificaciones sobre el impuesto a los Bienes Personales.

La medida viene a modificar lo dispuesto por el gobierno de Fernández en diciembre pasado, cuando se sancionó la Ley de Solidaridad Social. La misma establecía una alícuota de 2,25% a los bienes en el extranjero para todos los ciudadanos que tengan domicilio fiscal en la Argentina. En este contexto, muchos individuos decidieron trasladar su domicilio a países vecinos a fin de pagar menos impuestos, manteniendo la residencia argentina.

Ahora, la AFIP estableció una serie de modificaciones para que no se argumente la pérdida de residencia en Argentina tramitando solo la baja del domicilio fiscal. Así, la nueva medida modificó el criterio para tributar Bienes Personales adaptándolo al utilizado con el Impuesto a las Ganancias, es decir, mediante la residencia.

De esta manera, el organismo puso la lupa en la forma, el plazo y las condiciones de la justificación de los contribuyentes para acreditar la pérdida de condición de residentes en el país.

*Fuente: BCR news


Por Rafael