El uso gratuito y universal de los cajeros automáticos, que se instauró apenas unos días después de haberse dispuesto hace un año para facilitar el accesos de cercanía y desalentar desplazamiento caduca el miércoles 31 de marzo.

La disposición del BCRA implica volver al esquema previo, que asegura la gratuidad del uso de cajeros a los tenedores de tarjetas vinculadas a cuentas sueldo, jubilados y beneficiarios de planes sociales. El resto de los usuarios deberá recordar que le tocará enfrentar un costo si utiliza el servicio de una entidad de la que no es cliente o hace movimientos o extracciones con tarjetas no vinculadas a ninguno de esos beneficios.

Lo que se puede pagar por el uso de cajeros automáticos de otros bancos y/o redes, según el relevamiento de costos que realiza el propia BCRA, va de los $43 (Bapro) hasta los $114 (Banco Nacion) por movimiento, y promedia los $80 en el caso de los grandes bancos privados con muchas sucursales. La prohibición a los bancos de cobrar cargos o comisiones por operaciones en cajeros automáticos había sido dispuesta hace un año, cuando la atención presencial en bancos quedó momentáneamente restringida antes de ser restituirse parcialmente y con turnos.

El 5 de noviembre del año pasado, el BCRA autorizó a los bancos a aumentar el valor de las comisiones que cobran a los usuarios vinculadas a las cajas de ahorro, las cuentas corrientes, las tarjetas de crédito, las cajas de seguridad y otros servicios hasta un tope del 9% en enero y de otro 9% en febrero, tras un año de congelamiento. Es significativo recordar que la apertura de las cajas de ahorro, su mantenimiento y su tarjeta de débito vinculada, son gratuitos por norma del BCRA.

Además de los 18.000 cajeros de las redes Banelco y Link, existen otros 17.500 puntos de extracción extrabancaria, en los que puede retirarse efectivo cada vez que se hace una compra con tarjeta de débito en supermercados, farmacias, estaciones de servicio y otros comercios.